Skip to content

Transverberación del Corazón de Santa Teresa de Jesús

by en 28 agosto 2009


El Extasis de Santa Teresa de Bernini

El Extasis de Santa Teresa de Bernini

El 26 de Agosto El Carmelo Teresiano celebra

la Transverberación del Corazón de Teresa de Jesús, su madre.

Un don para toda la Iglesia.

Ya toda me entregué y di,

y de tal suerte he trocado,

que mi Amado es para mi,

y yo soy para mi Amado.

Cuando el dulce Cazador

me tiró y dejó rendida

en los brazos del amor,

mi alma quedó caída.

Y cobrando nueva vida,

de tal manera he trocado,

que es mi Amado para mí,

y yo soy para mi Amado.

Hierome con una flecha

enherbolada de amor,

y mi alma quedó hecha

una con su criador.

Yo ya no quiero otro amor,

pues a mi Dios me he entregado,

y mi Amado es para mí,

y yo soy para mi Amado.

Poesía Nº 3: Sobre aquellas palabras “dilectus meus mihi”

“Entre las virtudes de Teresa, brilló con luz propia la caridad divina. Este amor se fue avivando en ella gracias a las innumerables visiones y revelaciones con que Cristo la favoreció. Una vez el Señor la tomó por esposa. En otra ocasión Teresa vio un ángel que con un dardo encendido le transverberaba el corazón. De resultas de estas mercedes celestiales, sintió la Santa tan abrasadamente el amor divino en las entrañas, que, inspirada por Dios, emitió el voto, difícil en extremo, de hacer siempre lo que ella creyese más perfecto y para mayor gloria de Dios”

(Gregorio XV, Bula de canonización).

Relato de la Transverberación:

Quiso el Señor que viese aquí algunas veces esta visión: veía un ángel cabe mí hacia el lado izquierdo, en forma corporal, lo que no suelo ver sino por maravilla; aunque muchas veces se me representan ángeles, es sin verlos, sino como la visión pasada que dije primero. En esta visión quiso el Señor le viese así: no era grande, sino pequeño, hermoso mucho, el rostro tan encendido que parecía de los ángeles muy subidos que parecen todos se abrasan. Deben ser los que llaman querubines, que los nombres no me los dicen; mas bien veo que en el cielo hay tanta diferencia de unos ángeles a otros y de otros a otros, que no lo sabría decir. Veíale en las manos un dardo de oro largo, y al fin del hierro me parecía tener un poco de fuego. Este me parecía meter por el corazón algunas veces y que me llegaba a las entrañas. Al sacarle, me parecía las llevaba consigo, y me dejaba toda abrasada en amor grande de Dios. Era tan grande el dolor, que me hacía dar aquellos quejidos, y tan excesiva la suavidad que me pone este grandísimo dolor, que no hay desear que se quite, ni se contenta el alma con menos que Dios. No es dolor corporal sino espiritual, aunque no deja de participar el cuerpo algo, y aun harto. Es un requiebro tan suave que pasa entre el alma y Dios, que suplico yo a su bondad lo dé a gustar a quien pensare que miento”

Libro de la Vida, Cap 29, 13

Las citas han sido extraídas de la Edición de Monte Carmelo de las Obras Completas de Santa Teresa de Jesús. Burgos 2004.

Texto aportado por:

Pablo Gomez

(pablocarmelita@hotmail.com)

Sitio recomendado:

Carmelitas descalzos

Anuncios

From → Sobre los santos

4 comentarios
  1. mueroporelarte permalink

    santa teresa justo en el momento de placer que Dios le otorga….qe maravilla

  2. Rosa María permalink

    Si siguiéramos el camino de oración que aconseja Santa Teresa no dudaríamos un instante del Amor Divino. Su luz limpia de todo pecado
    y su amor limpia las heridas del que sufre con ternura infinita.
    Amado y Amada, Alma y Esposo, una unidad indivisible de santidad.

  3. Anónimo permalink

    Santa Teresa buscó de verdad a Cristo y lo halló

  4. Hylda permalink

    Como pudo vivir Sta.Teresa después que fue tocado su corazón ???
    Como quedo su alma ???

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: