San Judas Tadeo

Celebración 28 de octubre.

SAN JUDAS TADEO, 28 DE OCTUBRE, PATRONO DE LAS CAUSAS ...

Judas Tadeo aparece último en la lista de los doce Apóstoles de Jesucristo (Mateo 10:3, Marco 3:18). No sabemos cuándo ni cómo entró a formar parte de los discípulos.  Lucas le llama «Judas de Santiago» (Hechos 1:13). Juan aclara: «Judas, no el Iscariote» (Juan 14:22).  Esta distinción es necesaria dado a que el Judas Iscariote fue quien traicionó a Jesús.

«Judas» es una palabra hebrea que significa: «alabanzas sean dadas a Dios».  Tadeo quiere decir: «valiente para proclamar su fe»

El Apóstol Judas Tadeo, «el hermano de Santiago», era probablemente el hermano de Santiago el Menor, se lo menciona así por la notoriedad de Santiago en la Iglesia primitiva «¿No es éste -se preguntan maravillados los habitantes de Nazaret, ante la fama que acompaña a Jesús- el carpintero… el hermano de Santiago y de Judas?».

San Judas Tadeo, tenía parentesco con los padres de la Santa Virgen María (San Joaquín y Santa Ana), al ser sobrino nieto de estos dos santos también lo era de María y José, por eso es que tiene la relación muy estrecha ya que como hemos mencionado eran primos.

Se dice que mientras fue joven estuvo siempre siguiendo las enseñanzas de Jesús, y cuando este inició su vida pública, Judas dejó absolutamente todo para seguirle, es ahí cuando es llamado Tadeo, que servía para distinguirlo de Judas Iscariote el apóstol que vendió a Jesús.

Después de la Ultima Cena, cuando Cristo prometió que se manifestaría a quienes le escuchasen, Judas le preguntó porqué no se manifestaba a todos. Cristo le contestó que El y su Padre visitarían a todos los que le amasen: «Vendremos a él y haremos en él nuestra morada» (Juan, 14, 22-23). No sabemos nada de la vida de San Judas Tadeo después de la Ascensión del Señor y la venida del Espíritu Santo.

Se atribuye a San Judas una de las epístolas canónicas, que tiene muchos rasgos comunes con la segunda epístola de San Pedro. No está dirigida a ninguna persona ni iglesia particular y exhorta a los cristianos a «luchar valientemente por la fe que ha sido dada a los santos. Porque algunos en el secreto de su corazón son… hombres impíos, que convierten la gracia de nuestro Señor Dios en ocasión de riña y niegan al único soberano regulador, nuestro Señor Jesucristo». Es una severa amonestación contra los falsos maestros y una invitación a conservar la pureza de la fe. Termina su carta con esta bella oración: «Sea gloria eterna a Nuestro Señor Jesucristo, que es capaz de conservarnos libres de pecados, y sin mancha en el alma y con gran alegría».

San Judas Tadeo es uno de los santos más populares a causa de los numerosos favores celestiales que consigue a sus devotos que le rezan con fe, especialmente en cuanto a conseguir empleo o casa. San Brígida cuenta en sus Revelaciones que Nuestro Señor le recomendó que cuando deseara conseguir ciertos favores los pidiera por medio de San Judas Tadeo.

Con frecuencia se ha confundido a San Judas Tadeo con el San Tadeo de la leyenda de Abgar y se ha dicho que murió apaciblemente en Beirut de Edessa. Según la tradición occidental, tal como aparece en la liturgia romana, se reunió en Mesopotamia con San Simón y que ambos predicaron varios años en Persia y ahí fueron martirizados. Existe un presunto relato del martirio de los dos Apóstoles; pero el texto latino no es ciertamente anterior a la segunda mitad del siglo VI. Dicho documento se ha atribuido a un tal Abdías, de quien se dice que fue discípulo de Simón y Judas y consagrado por ellos primer obispo de Babilonia.

Los Milagros de San Judas Tadeo

Patrón de las causas perdidas, es así como se le conoce en el ámbito cristiano, pero fue Jesús mismo quien le asignó el nombre de mediador o sanador de causas imposibles.

El mismo Jesús describe a San Judas Tadeo como un hombre cariñoso, compasivo, humilde, con disponibilidad para manejar las causas difíciles, a partir de ese momento, al Santo se le ora con mucha fe y se le brindan ofrendas para que se cumplan las peticiones de sus fieles devotos.

A San Judas Tadeo se le atribuyen muchísimos milagros desde sanar enfermos en etapas muy avanzadas de enfermedades incurables, como de la misma resurrección, es decir, que han vuelto a la vida personas que han sido declaradas muertas, esto solamente por dar un pequeño ejemplo, pero los milagros son realmente muchos y diversos.

¿Cómo Murió San Judas Tadeo?

Cuando San Judas Tadeo se encontraba evangelizando por Persia, tuvo una reunión con San Simón, otro de los apóstoles de Jesús, buscaron alojo en casa de Semme, un discípulo, desafortunadamente al día siguiente, un grupo de sacerdotes idólatras de la ciudad, quienes eran seguidos por una gran muchedumbre del pueblo, exigieron que fueran entregados los dos apóstoles.

San Judas Tadeo sabía que el fin de su evangelización en la tierra había llegado a su fin, y para Gloria de Dios el martirio estaba por darse.

Al ser amenazado Semme, si no entregaba a los discípulos de Jesús, fueron ellos quienes tomaron la decisión de entregarse, fueron obligados de forma inútil a adorar a dioses falsos, les golpearon hasta sangrar y aún con fuerza para exclamar algunas palabras San Judas Tadeo dijo a San Simón… “Hermano, veo a Nuestro Señor Jesús que nos llama”.

San Judas Tadeo muere de un golpe en la cabeza y después fue decapitado con un hacha, sus restos descansan en la Basílica de San Pedro.

Fuentes: acriprensa.com | religionesdelmundo.org

Imagen: pinterest.es

Textos recomendados de hoy:

El latido de tu Nombre

Meditaciones diarias

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s