Skip to content

De Juan Casiano

by en 7 marzo 2010

Fresco de Juan Casiano

XXIII.

La petición que sigue después, “Y no nos dejes caer en tentación”, plantea un difícil problema. Si rogamos a Dios que no permita seamos tentados, ¿Qué prueba daremos de nuestra constancia?

Porque está escrito: “Todo hombre que no ha sido tentado, no ha sido por lo mismo probado”. Y también: “Feliz el hombre que sufre la tentación”.

Sin embargo, y a decir verdad, la frase en cuestión no significa “No permitas que seamos tentados jamás”, sino mas bien “no permitas que al ser tentados seamos vencidos”.

Job fue tentado, pero no fue inducido a la tentación. De hecho, no acusó a la Sabiduría divina, ni dirigió sus pasos por la senda de la impiedad y de la blasfemia, hacia la cual quería empujarle el tentador.

Abraham fue tentado; lo fue asimismo José. Ni uno ni otro fue inducido a tentación, porque ninguno de los dos dio su asentimiento al tentador.

Finalmente, la última petición, “mas líbranos del mal”, equivale a decir: “No permitas que seamos tentados por encima de lo que podemos resistir, sino que con la tentación danos también favor para que podamos sufrirla y vencerla”.

Extraído de: Colaciones, Vol. I

Pags. 443/44, Ed. Rialp,

Colección Nebli, Madrid 1998

Links:

El Demonio del mediodía

Mercabá en WordPress

En nuestro blog

Anuncios

From → de los Santos

4 comentarios
  1. Sara Bonamino,ocds permalink

    Las Colaciones de Juan Casiano, son una verdadera regla de vida, y es una pena que no sean màs difundidas y que haya en internet una copia de sólo lectura y con hojas enteras en negro.

    • mario de Cristo Salvador permalink

      Estimado en Cristo.
      Ingrese ud. a La fraternidad Monástica Virtual y pídale una copia digital al Hermano bibliotecario.
      Un saludo invocando el Santo Nombre de Jesús.

      • Sara Bonamino,ocds permalink

        Muchas gracias ahora mismo lo voy a hacer
        Bendiciones
        Sara Ma. de Jesús Crucificadp

  2. Anónimo permalink

    Gran reflexión de Juan Casiano. No conozco mucho sus escritos.
    ¡Muchas gracias! Bendiciones.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: